domingo, 27 de abril de 2014

Jardinería: Injerto por encastre

El injerto es el medio más rápido para obtener una nueva planta con flor a partir de un fragmento de la variedad seleccionada.

Este tipo de injerto se debe realizar entre los meses de marzo y abril (aunque depende de las especies).

El injerto será una porción de rama (madera de un año) que incluya dos yemas.

El portainjerto deberá tener al menos un año. El diámetro del portainjerto o patrón debe ser sensiblemente superior al del injerto.

En la ramita seleccionada como injerto realizaremos en su base un corte a bisel triangular, dejando la yema inferior en medio entre el corte y el otro extremo de la rama. Este corte se realizará justo en el momento de injertar la planta.

A finales de marzo o principios de abril, cortaremos en patrón o portainjertos a unos centímetros del suelo. Limpiaremos con un trapo húmedo la herida realizada.

Con la navaja de injertar abriremos un hueco en forma de cuña, de tamaño y forma iguales a los del injerto que tenemos preparado.

Insertamos el injerto en el hueco en cuña practicado en el portainjerto, con las yemas mirando hacia arriba. tenemos que asegurarnos de que haya un buen contacto entre las cortezas: el injerto debe sostenerse solo.

Posteriormente, atamos con rafia el conjunto apretando ligeramente y aplicamos abundantemente masilla selladora, con cuidado de no tapar la yema que queda en la base.

El injerto habrá prendido cuando empiece a crecer y desarrolle sus primeras hojas. No hay por qué quitar la rafia, no existe riesgo de estrangulamiento pues el diámetro del portainjerto no variará.

injerto por encastre