lunes, 30 de diciembre de 2013

Cuidados para Rosales: Consejos para la Poda.

En el momento de la plantación de noviembre a marzo recortaremos dos tercios de la longitud de las ramas. A partir de la primavera siguiente, seleccionaremos las dos o tres ramas de mayor diámetro del rosal. Siempre podaremos por encima de la segunda o tercera yema visible. Eliminaremos las demás ramas y madera muerta.

Al otoño siguiente recortaremos aproximadamente por la mitad las ramas para limpiar el rosal y darle un aspecto más atractivo. Esto lo repetiremos todos los años en el rosal.

La poda se realizará con tijeras de poda adecuadas y bien afiladas. Siempre unos 5 mm por encima de una yema bien visible, a se posible orientada hacia el exterior del rosal. El corte debe ser ligeramente oblicuo, en el sentido contrario al de la yema para que el agua de lluvia no se deposite sobre ella.

Cuando se pasa de un rosal a otro, hay que que desinfectar la podadera o bien con alcohol o con la llama de un mechero, para prevenir la propagación de enfermedades de un rosal a otro.