viernes, 18 de abril de 2014

Jardinería: Cuidados de la Azalea

La azalea es una planta de flor de porte medio-bajo, arbustiva y leñosa, procedente de la China. Presenta un follaje compacto formado por hojas pequeñas y ovaladas que en algunos híbridos pueden ser pubescentes.

En el extremo de las ramas se desarrollan las flores, simples o dobles, con forma de embudo y colores muy variados. La floración tiene lugar durante el invierno.

En la actualidad existen numerosas variedades de azaleas que nos ofrecen múltiples posibilidades en cuanto a forma y color de la flor, porte de planta y momento de la floración.

Las azaleas agradecen lugares luminosos y aunque soporta el sol directo no es recomendable, principalmente en la época de floración.

Es muy importante mantener, en la floración, un nivel alto de humedad atmosférica, ya que en lugares secos los brotes florales se deshidratan.

Como planta de invierno tolera bien las bajas temperaturas. En el periodo de floración el riego debe ser abundante y habitual, de modo que el sustrato esté siempre húmedo. Es recomendable utilizar agua de lluvia para el riego y sobre todo huir de las aguas duras (calcáreas), pues perjudican el desarrollo de la planta y la viveza de los colores de las flores.

El sustrato debe ser ácido (turba negra o una mezcla de turba y mantillo). Se abonará el sustrato cada quince días en la época de floración.

No es muy sensible a plagas, aunque en verano pueden aparecer plagas como los pulgones (áfidos), araña roja y cochinillas.

cuidados-azalea
Azalea en floración